“Que caro” Mi trabajo vale

A cuantos nos ha pasado que reciben una solicitud para cotizar nuestros servicios, sacamos nuestro  tiempo, hacemos  los cálculos necesarios de acuerdo a lo solicitado por el cliente y justo cuando le brindas la información al cliente… zasss  y viene la reacción que tanto nos molesta y es más común de lo que imaginan, ¿Porque tan caro? o ¡Es muy caro!

Si trabajamos de forma independiente, todos alguna vez hemos recibido esas frases después de brindar el presupuesto.

Nos sentimos frustrados y desanimados, pero….

Buscamos algunas respuestas que puedes usar, prepárate para enfrentarte a estas famosas frases. Anótalas donde puedas tenerlas siempre a la mano.

Antes que nada, debes tener presente que los términos barato y caro, son bastante traicioneros. El precio es valorado por los clientes, con base en su percepción, no siempre conoce el valor real de nuestro trabajo. El amor que pones en él y otros detalles.

Si un cliente te dice que lo que le ofreces es muy caro, tenes que verificar si le está dando el valor correcto a tu trabajo. Ojo, lo peor que puedes hacer es bajar el precio de golpe en ese momento, es una trampa y si lo haces caerás en ella.

5 Claves que te servirán mucho en esta situación.

•             Antes de contestar, analiza a la persona: así podrás verificar si en realidad lo está viendo caro o si sólo lo hace para negociar. El negociante está  acostumbrado a regatear en todo momento, hacen este tipo de preguntas para ver qué beneficios pueden obtener. Investiga bien a tu cliente antes de contestar una cotización. Si es una persona que se dedica a las ventas o tiene negocios, es fijo que tratara de bajar tu precio.

•             Pregunta clave: ¿Comparado con qué? Se amable, ten paciencia y educación. Hay clientes que cotizan con otros profesionales y ya tienen sus parámetros en la cabeza. Ten bien definido el valor que tú ofreces a diferencia de tu competencia, ten claro tu valor y por qué lo vale.

•             ¿Presupuesto del cliente?: Cuando vemos algo caro, es porque talvez no tenemos lo suficiente para pagarlo. Si el cliente te interesa, puedes preguntarle cuál es su presupuesto y si desea que tú te adaptes a ello. No será tan detallado como lo cotizaste, pero hazle saber que igual garantizas la calidad, ejemplo: cotizaste diseños media cara, los acomodas luego a diseños de ¼ de cara.

•             Ten a mano ejemplos de clientes: Responde diciendo: “muchos de mis clientes pensaron como usted al principio, me contrataron y se dieron cuenta la calidad de nuestros servicios” Y justo después de, enumera los beneficios que obtienen al contratarte, hará que logres más ventas.

•             Cuestiona y ayúdale: Porque duda de contratar mis servicios. Duda de nuestra calidad. Ha tenido malas experiencias antes. Es seguro que puedes ayudarle a tener más claridad y seguridad, logrando cerrar la venta.  No olvides siempre ser amable y respetuoso, tanto con el cliente como con tu competencia.

Si tu cliente aun después de todo lo anterior sigue queriendo baratear tu trabajo, no te desanimes, agradécele por su tiempo prestado y busca otro cliente. No podemos desgastarnos en clientes que siempre quieren todo barato. El valor que tú le des a tus productos o servicios ofrecidos depende de ti, nunca olvides eres un artista y lo vales.

Paulina Corrales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *